La historia de la Cruz Roja

La Cruz Roja tiene sus orígenes a finales del siglo XIX, cuando un suizo llamado Henry Dunant viajó a Solferino, Italia, donde se enfrentaban los ejércitos austriaco, francés y piamontés. Dunant vio cómo al anochecer, después de la batalla de Solferino, yacían cerca de 40 mil hombres heridos sin esperanzas de ser atendidos. Dunant decidió convocar a los pueblos vecinos y conformar un grupo de gente que asistiera a los miles de hombres heridos por la guerra. Finalmente, el grupo atendió a todos los necesitados sin importar su nacionalidad ni el bando por el que peleaban.

Después de esta experiencia, Dunant se dio cuenta que miles de heridos de guerra morían a consecuencia de la falta de atención. Motivado por ayudarlos, decidió escribir un libro donde desarrolló el origen de lo que futuramente serían las sociedades de la Cruz Roja. Estas ideas fueron retomadas por la Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública, que junto con Henry Dunant, constituyeron el Comité Internacional de la Cruz Roja, a la que se conmemora cada 8 de mayo en homenaje a su creador, quien nació el 8 de mayo de 1828.

Las sociedades de la Cruz Roja tuvieron desde sus orígenes, como principio, la ayuda humanitaria a través de voluntarios calificados para realizar su trabajo, asimismo concibió a sus sociedades como sociedades neutrales, dispuestas a brindar atención humanitaria independientemente de la raza, nacionalidad o creencias religiosas.

Un año después, doce estados firmaron el Primer Convenio de Ginebra en el que se acordaron cinco principios:

1) proteger a los militares heridos en la guerra.

2) mantener un carácter neutral y brindar protección al personal sanitario y de los hospitales militares.

3) adoptar el emblema de la Cruz Roja destacada por un fondo blanco a modo de símbolo.

4) el establecimiento de un comité permanente denominado como Comité Internacional de la Cruz Roja.

5) la promoción internacional de sociedades de socorro.

Posteriormente, en el gobierno del presidente Porfirio Díaz se creó La Cruz Roja Mexicana, esto gracias a la expedición de un decreto en el que México manifestó su adhesión a la Convención de Ginebra de 1864 con el fin de ayudar y brindar atención a los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña.

Comentarios

comentario

Acerca del Autor

Deja un comentario

*

captcha *