El juramento de Hipócrates

hipócrates

Durante la historia de la medicina existen diversos médicos que han marcado a sus generaciones. Ese es el caso de Hipócrates, conocido también como “Hipócritas, el Grande”, quien emitió un juramento médico que hasta la fecha se sigue acatando. Este famoso médico griego nació en la Isla de Cos, actual Grecia, en 460 a.C., y murió en Larisa en 370 a.C. Según la tradición, Hipócrates descendía de una estirpe de magos y entre su genealogía se encontraba Esculapio, el dios griego de la medicina.

Se dice que él es el autor de una especie de enciclopedia médica de la Antigüedad constituida por varias decenas de libros (entre 60 y 70). En sus textos define la enfermedad como la consecuencia de un desequilibrio entre los llamados humores líquidos del cuerpo, es decir, la sangre, la flema y la bilis amarilla o cólera y la bilis negra o melancolía, teoría que desarrollaría más tarde Galeno y que dominaría la medicina hasta la Ilustración.

Para luchar contra estas afecciones, recurrió al cauterio o bisturí y propuso el empleo de plantas medicinales, así como aire puro y una alimentación sana. Entre las aportaciones de la medicina hipocrática destacan la consideración del cuerpo como un todo, pues fue él quien propuso realizar el historial clínico de los enfermos.

El juramento de Hipócrates es una promesa que obliga a quien lo pronuncia a desarrollarse con ética y a «entrar en las casas con el único fin de cuidar y curar a los enfermos», «evitar toda sospecha de haber abusado de la confianza de los pacientes, en especial de las mujeres» y «mantener el secreto de lo que crea que debe mantenerse reservado».

Comentarios

comentario

Acerca del Autor

Deja un comentario

*

captcha *