Consejos para llevar un inventario sano

inventario-int

Un inventario grande para una pequeña empresa puede implicar un enorme capital parado. Encontrar el equilibrio entre lo que el cliente pide y lo que tienes en existencia es la mejor manera de lograr un negocio rentable y que mantenga rotación de producto.

Debido a que el giro farmacéutico tiene exigencias muy particulares, es necesario llevar un formato de ventas diarias y semanales en base a las notas de mostrador. Puedes empezar haciéndolo manualmente, luego podrás conseguir un sistema de cómputo que lo haga. Lo importante es llevar el control.

Para ajustar periódicamente la rotación del inventario, puedes hacerlo calculando el índice de rotación de inventario (costo de los bienes dividido por el valor promedio del inventario). Además, siguiendo unos sencillos pasos podrás mantener inventarios sanos:

  1. Ten el control de facturas por pagar a proveedores, así podrás obtener descuentos por pronto pago. Tampoco olvides las fechas de pago de los servicios como agua, luz renta, salarios, teléfono, etcétera.
  2. Lleva un registro de las notas de salida por devoluciones, producto defectuoso, productos para los empleados, etcétera.
  3. Según las necesidades y seguridad de la farmacia, puedes realizar cortes diarios o semanales.
  4. Procura realizar inventarios físicos cada 2 semanas.
  5. Vigila constantemente las fechas de caducidad de los medicamentos para tomar las decisiones correspondientes.
  6. Evita comprar más de lo necesario cuando los proveedores te intenten cautivar con grandes descuentos, ya que esto podría inmovilizar tu capital.
  7. Verifica de manera periódica el inventario y pospón los próximos pedidos para deshacerte de tales existencias, o véndelas al costo para recuperar liquidez.

 

Comentarios

comentario

Acerca del Autor

Deja un comentario

*

captcha *