Cáncer de mama: prevenir y controlar

La mama está conformada por diferentes tejidos, el cáncer se origina cuando las células saludables de la mama empiezan a cambiar y proliferar sin control, éstas forman un conglomerado de células que se denomina tumor. Un tumor puede ser maligno (canceroso) o benigno. Los tumores cancerosos crecen y diseminan a otras partes del cuerpo, mientras que los tumores benignos no se diseminan.

El cáncer más frecuente entre las mujeres de todo el mundo es el de mama, representa el 16% de todos los cánceres femeninos; el problema se agrava en países de ingresos bajos o medios en donde se detecta en etapas avanzadas. El cáncer que se detecta a tiempo, consigue aumentar la supervivencia y calidad de vida.

Los factores de riesgo juegan un factor fundamental en la aparición del cáncer, como son:

Antecedentes familiares

Exposición prolongada a estrógenos

Primera menstruación precoz

Menopausia tardía

Maternidad madura

Uso de anticonceptivos

Sobrepeso y obesidad

Falta de actividad física

La organización Mundial de la Salud (OMS) ha realizado estudios exhaustivos para buscar mejores formas de prevención. Los hábitos de la vida moderna juegan un papel fundamental en la aparición del cáncer de mama, no sólo porque las mujeres tienen una vida más sedentaria, sino porque su alimentación es deficiente, tienen menor número de partos y en muchos casos acortamiento (o desaparición) de la lactancia (que tiene un efecto protector en las mujeres).

En todo el mundo, el mes de octubre es fundamental para que se haga consciencia sobre la prevención, la detección precoz, el diagnóstico, tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos del cáncer de mama.

La prevención consiste en controlar los factores de riesgo, promover la alimentación saludable, la actividad física, el control del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad.

La detección precoz busca mejorar el pronóstico de aquellas mujeres que presentan cáncer de mama, existen dos métodos principales:

  1. El diagnóstico precoz: conocer los primeros síntomas, por ejemplo, a través de la autoexploración.
  2. Pruebas médicas periódicas (cribado) como la mastografía, para la población que no presenta síntomas.

En todo caso, es fundamental que las mujeres tomen en sus manos su salud, que sepan que una detección temprana del cáncer permite que la esperanza y calidad de vida aumenten. Sin embargo, adoptar hábitos saludables, sin duda es la mejor manera de evitar muchas enfermedades; prevenir es la mejor forma de combatir el cáncer.

Comentarios

comentario

Acerca del Autor

Deja un comentario

*

captcha *