La salud mental de los adultos mayores

Debido a los avances científicos, la alimentación y el control de las enfermedades, la población mundial mayor de 60 años se multiplicará casi por dos entre 2015 y 2050, es decir, pasará de ser el 12% del total de la población, a ser el 22%, lo cual significa que la población mundial está envejeciendo rápidamente.

Las personas mayores de 60 años, actualmente son miembros activos de la comunidad y la mayoría de ellos cuentan con buena salud mental, sin embargo, corren el riesgo de presentar trastornos mentales, enfermedades neurológicas o problemas por el consumo de sustancias.

Actualmente, una de cada cinco personas mayores, sufren algún trastorno mental o neural, siendo la demencia y la depresión los trastornos neuropsiquiátricos más comunes, aunque también los trastornos de ansiedad y los problemas por abuso de sustancias psicotrópicas afectan a este grupo de edad.

Son muchos los factores sociales, psíquicos y biológicos que determinan la salud mental de las personas mayores de 60 años, sin embargo la privación de una vida independiente por dificultades de movilidad, el dolor crónico, el descenso de poder adquisitivo y las discapacidades físicas son factores que pueden ocasionar aislamiento, soledad y angustia en ellos. Aunado a todos estos problemas, el maltrato físico, sexual, psicológico, emocional, económico o material son frecuentes.

La demencia y la depresión en los ancianos son problemas de salud pública debido al gran número de casos que se presentan. La demencia es un síndrome que se caracteriza por la mengua de memoria y la capacidad de pensar, así como trastornos en el comportamiento e incapacidad para realizar actividades cotidianas. Se calcula que hay unos 47.5 millones de personas con demencia en el mundo y este número puede aumentar a 75.6 en 2030.

La depresión, por otro lado, afecta al 7% de los ancianos en general. Los adultos mayores con este trastorno tienen un desempeño deficiente, además de que aumenta la percepción de tener mala salud.

La salud mental de los adultos mayores se pude mejorar mediante hábitos activos y saludables, por ello es que es necesario crear condiciones de vida y entornos que propicien modos de vida sanos y activos para los ancianos.

El tratamiento oportuno de los trastornos mentales y neurológicos es muy importante, y se recomienda aplicar intervenciones psicosociales y farmacológicas dependiendo el caso. A pesar de que hoy no se cuenta con medicamentos para curar la demencia, sin embargo hay tratamientos que pueden ayudar a mantener una buena calidad de vida.

Comentarios

comentario

Acerca del Autor

Deja un comentario

*

captcha *